Posts by Ghibril

Desgarre

Otra vez mi piel se cae a trozos, otra vez el desgarre consigue que me sienta frágil y desamparada.

Ni el paraíso más codiciado de todas las religiones existentes conseguirían que volviera en sí. Siento que he desaparecido.

Mis pies descalzos no dejan de sangrar mientras camino en la oscuridad más temible de todos los tiempos. No consigo iluminarla, no consigo que desaparezca. No oigo mi propia respiración.

Esperando el arrepentimiento de un alma que hace tiempo echó a volar. Me quedé aquí esperando a que volviera, a que me sacara de la oscuridad que empezaba a comerme por dentro, a callar mi voz. Ahora me he quedado ciega y nada ni nadie conseguirá que no me desgarre.

¿De verdad tengo que seguir esperando? ¿Para qué?

Este desgarre es tan profundo que no podré sobrevivir una vez más.

Caminando sin destino, sin una guía que ilumine el camino me he detenido.

El desgarre se suma a un grito de desesperanza que consigue romper mis cuerdas vocales.

No sé si mi voz pudo llegar al cielo, allá donde echaste a volar.

Ojalá sobreviviera para saberlo…

 

Read More

Cold little broken heart

Hoy mi corazón se ha vuelto a romper en una mezcla de felicidad jocosa cargada de esperanza a la que gana la tristeza más absoluta junto con la rendición. La sensación es parecida a cuando ves que tus sueños están a punto de hacerse realidad pero, de repente, un bofetón de la más cruda realidad te hace despertar y darte cuenta de que lo que has sido es, simplemente, una boba más.

Tan solo he visto a una pareja de ancianos dándose la mano y diciéndose cosas bonitas, como si el tiempo no hubiera pasado por ellos, como si ese momento en el que estaban sentados en un banco a punto de ver el atardecer ocurriera 40 años atrás, cuando tenían su primera cita y los nervios daban lugar a las mariposas en el estómago.

La verdad es que, pocas veces, se da la ocasión en la que se pueden observar estas imágenes porque, el amor, ya no posee una cara expresiva, se esconde tan tímidamente que es imposible encontrarlo. Sin embargo, esta vez alumbraba mi vista y descongelaba mi pequeño y roto corazón al ver cómo él le preguntaba: “¿qué tal si nos damos un baño?, ¿has traído el bikini?”. Ella le contestaba: “ya no tengo edad para ir en bikini”. Él se reía y le decía: “¡no digas tonterías! Para mí estás preciosa con cualquier cosa que te pongas”. Silencio. Un silencio para nada incómodo porque ella sonreía tímida, como si volviera a los 20 y pocos cogiéndole la mano a la persona que le había comprendido durante tantos años, a pesar de las flaquezas, de las debilidades, de las discusiones y de las pérdidas.

Ella le mira y le pregunta: “¿qué tal si nos vamos? Empieza a hacer fresco”. Él la observa con esos ojos de admiración que solo han sumado arrugas. La mirada continúa siendo la misma y sus pupilas brillan cada vez que la observa, que le come con la mirada. Respondió: “quedémonos un poco más, quiero esperar al atardecer”.

Yo escuchaba toda la conversación sentada en un banco que tenía justo al lado de ellos. Estaba sola. Solo me acompañaba la brisa que movía mi pelo de un lado para el otro. Las lágrimas empezaban a brotar a mis ojos. Me daba cuenta que mi corazón empezaba a descongelarse, a coger calor, a ganar esperanzas…

Menos mal que me levanté corriendo y escapé de la escena consiguiendo que volviera a enfriarse y a hacerse pequeño. La realidad volvía a golpear fuertemente.

Una vocecilla quedaba a lo lejos, en un rincón escondido de mi cerebro y, en concreto, de una pequeña parte de mi corazón que todavía no se había congelado. Apenas escuché su susurro, en realidad no quería: “no huyas de la esperanza”. Pero mi parte racional sabe con perfecta antelación que no me espera un futuro como aquél.

Las imágenes más bonitas que puedas imaginar son las que me rompen por dentro. Quizá es porque me siento totalmente alejada de la imagen que estoy observando, como si viera un mundo de fantasía que nada se asemeja a la realidad, a mi realidad.

Con los 20 sentía una terrible envidia y estaba segura de que podría encontrar a alguien que pudiera descongelar por completo este pequeño corazoncito que, cada vez, palpita menos respecto a mí, respecto a mi futuro. Ahora, tras tiempo enfriándose, es cuando comienza a caerse en trocitos de escarcha, de pequeños ligamentos de hielo cada día que pasa. Y no deja de doler.

Sin embargo, no siento envidia. Siento alegría al comprobar que el sentimiento más universal a veces aparece y que sigue estando tan vivo como siempre, aunque cada vez sea más difícil encontrarlo.

Aunque no me corresponda a mí, aunque yo no lo encuentre nunca, el hecho de que exista ya me hace la persona más feliz del mundo.

Sigue ofreciéndome imágenes como éstas, aunque sepa que no seré para ti, que no estoy dentro de tu colección de personas que han encontrado la felicidad pues, así, nos haces vivir esperanzados.

Todo cobra sentido, aunque sea solo una fantasía.

 

Read More

Vida, existencia. SER

Más de 7000 mil millones de personas viven en el planeta Tierra. La tecnología avanza gracias al esfuerzo de muchos, de habitantes que trabajan en equipo para sacar adelante y, a veces, destruir la naturaleza.

Pero, cuando se trata de la vida de una persona, ¿existe la pluralidad?

Cuando somos unos niños nuestro motor se rige por lo que queremos, nada nos importa el qué dirán y mucho menos las consecuencias de nuestros actos. Quizá por eso muchos la consideran la etapa más feliz. Sin embargo, durante esta época, si algo salía mal teníamos a nuestro alrededor personas en las que apoyarnos, donde llorar hasta que llegaban las palabras de ánimo y consolación tras alguna que otra regañina. Vamos aprendiendo que el camino está lleno de obstáculos. A veces pienso, ¿nos acostumbran mal desde pequeños a tener alguien en quién apoyarnos para levantarnos? Recuerdo que, si me caía, mis padres esperaban a que pudiese levantarme por mis propios miedos. Pero, tras esto, me felicitaban y me consolaban porque, al fin y al cabo, me había hecho daño y dolía más el hecho de sentirse sola y desamparada que el propio dolor de la herida.

¿Qué pasa cuando eres un adulto? Te caes. Pero, esta vez, quizá ya no tengas nadie a quién acudir. Estás solo.

¿Eso es ser más fuerte?

Yo creo que no, simplemente te hace sentir peor.

Pero solo queda seguir caminando y encontrar un brazo amigo para, cuando llegue el momento que no puedas más, que te arrastres por el suelo tras tantas caídas que quedes hecho pedacitos, puedan cogerte y levantarte.

Puedes seguir buscando lo que quieres pero, si no lo encuentras, si te esfuerzas, conseguirás lo que necesitas.

Las personas necesitan de otras personas para existir, para vivir, para sentirse felices. Lo demás es pura falacia de cobardes que prefieren seguir estando solos entre 7000 mil millones de personas.

Yo no voy a ser una de esas.

 

 

Read More

El mundo de los puzzles

Existió un mundo donde las personas eran puzzles. Algunos eran más complejos que otros. Cuando nacían estas personas estaban totalmente completas, con todas las piezas en su sitio. En la infancia son enormes, tal y como son los rompecabezas para los pequeños de corta edad. Por eso, cada vez que se deshacían en pedazos, era fácil reconstruirlos con juegos, con sonrisas, abrazos y mimos. Eran felices con nada.

A medida que se sumaban los años las piezas eran cada vez más pequeñas y se contaban ya en cientos. Ahora, si se volvía a descomponer, para volver a montar este puzzle ya no valía cualquier juego o cualquier carantoña para que tuviera una imagen completa. Había veces que se intentaba poner una pieza en el lugar que no le correspondía y eso dolía mucho, ya que no era posible completar el puzzle si no se hacía de la manera correcta.

El tiempo pasa y las piezas de los rompecabezas que existían en este mundo tan icónico ya se cuentan por miles. Las personas tenían miles de piezas que creaban personalidades, caracteres de distinta índole y experiencias que marcaban el dibujo final que el puzzle completo reflejaba.

La mayoría de ellos estaban completos o casi completos. Caminaban mostrando la imagen que reflejaba este juego que lleva siglos existiendo entre nosotros. Había imágenes realmente bellas. Comprendías que, cada uno de ellos, tenía a alguien que podía construirlos, montarlos, crearlos de nuevo cuando se descomponían, cuando se derrumbaba la montaña de piezas que encajaba a la perfección.

Yo conocí ese mundo y no siempre era feliz. Caminaba por sus calles atestadas de esas personas representadas por puzzles de miles piezas redondeadas o rectangulares. El cielo brillaba con un intenso color azul mientras los edificios intentaban alcanzar el cielo sin éxito. A veces encontrabas en los rincones escondidos puzzles totalmente deshechos y abandonados. Estaban así porque no tenían a nadie que les arreglara, que se preocupara por ellos, que pudiera estar ahí cuando el mundo se les venía encima. Sí, este mundo idílico donde siempre brillaba el Sol y las piezas que más abundaban eran las de las sonrisas.

Me acerqué a un puzzle deshecho, totalmente descompuesto y lleno de polvo. Miré con atención sus piezas, eran realmente bonitas. Seguro que, montado, tendría que ser la imagen más hermosa que había visto nunca. ¿Cómo alguien podía deshacer este rompecabezas tan increíble? ¿Qué habría pasado? Quise descubrirlo y empecé a montarlo. Pieza por pieza iba observando la imagen que recreaba. Un precioso cisne de alas blancas en un lago cristalino con árboles de flores de cerezo mejoraban la vista con su color rosado.

Me faltaba una sola pieza, justo la del centro para completarlo, pero no logré encontrarla jamás. Hay una regla en este universo: si falta la pieza central el puzzle no podrá tener vida. Estuve horas buscando sin cesar pero no tuve éxito. Dejé el puzzle sin completar y acabé rindiéndome.

Después de aquello, nunca más supe del mundo de los puzzles hasta que, en una ocasión, en la vitrina de una tienda vi la imagen del cisne de nuevo. Sin dudarlo ni un momento compré ese precioso puzzle de un millón de piezas.

Read More

Transicional Girl

Hoy os voy a contar la historia de una chica a la cual llamaban “Transicional Girl”. En realidad era “la chica de las transiciones”, pero en inglés siempre queda mejor un título como éste. Al menos a mí me lo parece.

Al principio no le daba importancia, defendía la postura de que la vida está llena de experiencias y que muchas personas han de pasar por tu vida. Sin embargo, este título aparecía grabado a fuego en su piel cuando preguntaba “¿Qué soy yo para ti?”

Esa pregunta nunca ha logrado una respuesta. Es mucho peor que decir “nada”. Eres algo, pero nada por lo que luchar. Le costó mucho pillarlo. Sentía pena por ella.

Cada vez que conocía a alguien dibujaba una estrella de cinco puntas. Las dibujaba meticulosamente para que fueran lo más perfectas posibles. Cada punta tenía un significado y, juntas, eran las que formaban una estrella que acabaría brillando en el firmamento. Al menos esa era la idea. Una de esas puntas era la comprensión, colocada a la derecha, como la parte más racional del cerebro, otra el sexo, en el lado izquierdo, cargado de emociones y de pasión. Las puntas de abajo estaban nombradas por las experiencias y el cariño, que a veces se confunde con amor.

La punta de arriba, la más importante, la describía como “futuro”, como el camino a seguir reforzado por el resto de puntas que creaban una estrella de estas características.

Cuando empuñaba el lápiz para empezar a dibujar este astro celeste lo hacía con tanta ilusión que, sin querer, hacía la punta superior ligeramente más acentuada y larga que las demás. No conseguía que fuese perfecta. No le daba importancia. Era en esos momentos donde se daba cuenta de lo bonitas que eran por no ser perfectas y que, así, cada una sería única e inimitable.

Con pequeñas experiencias empezaba a coger cariño a su estrella, ligada con una comprensión mutua y el sexo que lo cerraba todo con un plano de felicidad que crecía hacia la punta superior. Era feliz, tan feliz porque, en cada una de sus estrellas sabía que acabaría por terminarla y que brillaría tan fuerte que sería la más llamativa de todo el firmamento. Y, cuando se sentía poderosa, preguntaba: “¿qué soy yo para ti?”

Con una sonrisa esperaba que la otra persona le contara que también dibujaba estrellas con el mismo sentido. Pobre chica.

No cabe duda de que era importante, de que no pasaría desapercibida por la vida de nadie. Una chica inteligente y diferente con la que aprender muchas cosas nuevas, experiencias que servirían para el futuro, pero nunca un futuro con ella.

Al darse cuenta de que el “futuro” nunca se completaría, borraba la estrella entre lágrimas. Al cabo de un tiempo conocería que, las personas con las que estuvo, ahora dibujan estrellas que brillan en el firmamento, poderosas, especiales y cargadas de promesas cumplidas. Porque ahora la otra chica de cada una de sus estrellas fallidas lo era todo, porque no tenían miedo, porque las promesas se hacían y, lo peor, se cumplían.

Miles de veces “Transicional Girl” había rogado que le hicieran promesas, aunque finalmente no se cumplieran. Al menos, en el presente serían formuladas con verdadera honestidad. Eso le valía. Estaba harta de que siempre le hablaran del futuro como algo incierto y que no se sabe qué va a ocurrir. Agazapada y cabizbaja asentía que tenían razón pero, por dentro, su corazón ardía con ganas de decir: “¡Lo sé! ¡Sé que nadie puede predecir el futuro! Solo te he preguntado qué soy para ti”

No lo entendía. Sus estrellan lo eran todo para ella. Pero ella no era “todo” para nadie.

El tiempo pasaba y se dio cuenta de que era una chica de transiciones. Todos pasaban por ella emocionados, falsamente enamorados de una persona que les enseñaba muchas cosas, pero por la que no lucharían jamás. Ella les preparaba para descubrir una estrella que ellos mismos dibujarían. Ella fue la que les instruía a cómo tenían que coger el lápiz y empezar a darle forma a la comprensión, a las experiencias, al sexo y al cariño y, así, construirían un bonito futuro o, al menos, en el presente sentirían que los objetivos se cumplen, acompañados de dificultades, claro, pero sobre todo de apoyo y sonrisas.

Veía cómo todas esas estrellas brillaban en el firmamento gracias a ella. La última vez que la vi fue cuando me invitó a tomar una copa de vino en su casa. Al fondo se escuchaba una canción de Norah Jones con el título de la pregunta que había formulado miles de veces y que nunca obtuvo respuesta.

Salimos al balcón y me enseñó cada una de esas estrellas en el cielo nocturno. Tenía hojas en la mano. Me fijé en ellas y vi la silueta de montones de estrellas sin acabar, marcadas por el lápiz y que, posteriormente, se borraron. Se dio cuenta que miraba esos folios, los apartó y me miró con una sonrisa que percibía sincera pero con atisbo de arrepentimiento por lo que iba a hacer. Me dijo: “lo siento, no puedo seguir así”.

Se desvaneció como polvo, polvo de estrella que nunca brillaría.

Sabía que me había pasado su maldición. Ahora yo era una “Transicional Girl”

Entonces cogí papel y boli. Comencé a dibujar una estrella de cinco puntas…

Read More

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies