El club de los sentimientos muertos

Hace tiempo trabajaba para una empresa que poseía un departamento muy singular. Nos dedicábamos a escribir las sensaciones o los sentimientos de las personas que pasaban por allí. No era una tarea nada fácil para los tiempos que corrían. Los clientes que entraban tímidamente a nuestra sección les costaba mucho expresarse, se sentían nerviosos porque percibían la angustia de que, lo que habían transmitido o lo que había sentido, se disipaba a mil por hora. Supongo que aún quedaban personas que querían guardar en nuestros archivos ciertas cosas antes de que las dejáramos de sentir.

El mundo estaba destinado a que nos convirtiéramos en seres inertes, simplemente habituados a los quehaceres del día a día, a las necesidades básicas y en explotar un planeta que ya se había cansado de pedir auxilio. Y quizá nosotros también.

Este departamento empezaba a devaluarse ya que apenas llegaban personas. De mis ocho horas de jornadas laborales quizá tenía la suerte de hablar con dos o tres personas y, si el día era bueno, incluso con cinco.

Ese día el jefe nos había dado un aviso: el departamento tenía sus horas contadas de vida. Clausuraría sus puertas en apenas unas semanas.

Me sentía frustrada, pero comenzaba a contaminarme de esa enfermedad que llaman apatía y, al cabo de horas y días posteriores empezó a darme un poco igual, total, nos habían asegurado un puesto para redactar comunicados oficiales del Estado y prospectos médicos. Todo muy a la par.

Ese día no vino nadie hasta última hora. Empezaba a recoger mis cosas aunque faltaban 20 minutos todavía para nuestro fichaje de salida. Entró una chica tímida, con la mirada perdida y que caminaba sin confianza mirando a todos los que estábamos allí, averiguando quién podría proporcionarle más confianza. Ella me eligió a mí.

Se sentó frente a mi escritorio. Para evitar contacto físico nos separaba también una vitrina de cristal con pequeños huecos donde podíamos escuchar a nuestro cliente. Noté su nerviosismo y sus temblores desde el cristal, hasta perfilaba las vibraciones de su inestabilidad. Apenas conseguía mirarme a la cara y todavía se percibía su rubor que le subía hasta las orejas, las cuales tenía coloradas.

Le pregunté sin dilación que me contara sus sensaciones, sus sentimientos, qué había pasado para poder guardarlo en los archivos antes de que la apatía la contagiara. Entonces fue cuando me miró a los ojos y sonrió. Empezaron a brotarle lágrimas de los ojos, pero no podía dejar de sonreír.

¿Os había dicho que empezaba a sentirme apática? Pues con ella todo esto se esfumó y pude entrever qué sensaciones tenía, qué sentía, qué quería transmitirme. Fueron 20 minutos que, en ese momento, pensaba que no podría olvidar.

De sus balbuceos pude distinguir las siguientes frases:

  • “Su voz era ronca, estaba medio rota y quebrada”
  • “Sus manos eran grandes, pero no paraban quietas cuando se emocionaba”
  • “Contaba chistes malos”
  • “Se reía si le decías algo bonito”
  • “Su sonrisa hablaba más que su boca”
  • “Sus ojos hablaban más que su sonrisa”
  • “Sus abrazos hablaban más que todo lo demás junto”
  • “Pero sus palabras no hablaban nunca”

Mientras me comentaba las características de la persona con la que había tratado, con la que había mantenido algún contacto antes de que llegara la apatía, no podía dejar de llorar.

Escribí su caso fervientemente, mis manos no paraban de seguirla, al mismo tiempo que yo misma me ruborizaba por todo lo que me contaba, pudiendo sentir cómo se me erizaba la piel al igual que la de ella y como el corazón casi se nos salía por la boca a las dos.

Y, entonces, en el momento álgido, cuando ella balbuceaba algo como “noche”, “abrazos”, “besos”, “desapareció”, “no existe”, “imbécil”, “mentiroso”, “te quiero”, “te odio”, “¡¿por qué?!… Se quedó callada e inerte. Su mirada se encontraba perdida, ya no miraba a ningún lugar.

Le rogué que continuara explicándome todo lo que pudiera, aunque fueran palabras sueltas que apenas se podían entrelazar entre ellas para contar una historia. No volvió a salir sonido de sus labios.

Cogió su bolso que descansaba en el suelo, justo al lado de una de las patas de la silla. Se levantó con las lágrimas aún brotando de su rostro y salió por la puerta.

Yo me quedé de piedra y, durante unos minutos, mantuve mi mirada fija en la puerta por la que había salido y había entrado tan solo 20 minutos antes. Mi mirada tenía la esperanza de verla aparecer de nuevo para contarme más sensaciones.

Al cabo de un rato me di cuenta de que mis manos seguían en posición de escritura en un teclado invisible, que la pantalla reflejaba lo que mis ojos querían ver y que mi corazón, lentamente, comenzaba a palpitar mucho más lento, hasta conseguir una tranquilidad comatosa.

Antes de entrar en el estado apático de nuevo, verifiqué quién firmaba en el último archivo del club de los sentimientos muertos, quién era aquella persona que pudo explicar, apenas con palabras sueltas, con balbuceos, llantos y sonrisas, lo que le había ocurrido.

Esa persona era yo misma.

Me encontraba al otro lado de la mesa, tras la vitrina de cristal.

Miré a la puerta casi sin esperanza. Cogí mi bolso postrado en una de las patas de la silla y salí por ella.

Me giré tras cerrarla con llave y moví el cartel de “Abierto” a “Cerrado permanentemente”.

Caminé hacia un pasillo sin destino mientras empezaba a notar cómo mis orejas volvían a su estado natural y cómo mis lágrimas se secaban cada vez más rápido por mis mejillas.

Read More

¡Y que te jodan!

¿Alguna vez os habéis parado a pensar la cantidad de veces que pedís perdón? Dicen que hay que saber arrepentirse, saber pedir disculpas, ¿pero dónde está el límite? Quizá no sea común en vosotros, pero en Aya lo fue durante más de tres años.

Creó una lista con más de 1560 situaciones en las que había pedido perdón por diversos motivos. Pude rescatar unas de las pocas que subrayó con creces, pintadas con un color rojo y con letras mayúsculas:

Pedía perdón por no estar delgada.

Pedía perdón por no ser la más guapa.

Pedía perdón por no ser más bajita.

Pedía perdón por tener el pelo largo. O pedía perdón por tener el pelo corto.

Pedía perdón una y otra vez por ser miope y no llevar siempre lentillas.

Pedía perdón por llevar falda, pedía perdón por llevar pantalón, pedía perdón por no querer desnudarse.

Y solía pedir disculpas por decir palabrotas.

Pedía perdón por decir las cosas con el corazón.

Pedía perdón si discutía por algo que le había sentado mal.

Pero más pedía perdón por haber disfrutado de algo que no agradaba a los demás.

Pedía perdón por molestar, o lo que ella creía que era molestar.

Pedía perdón por beber café sin azúcar.

Pedía perdón por gustarle demasiado la cerveza.

Pedía perdón por fumarse un cigarrillo si le apetecía.

Pedía perdón por no hacer running, por no ir al gym o no hacer yoga.

Pedía perdón por pensar que, de tanto en tanto, ir a la montaña era un coñazo.

Pedía perdón porque le doliera la cabeza.

Pedía perdón por tener los pies grandes y, sobre todo, las manos.

Pedía perdón por no estar morena en verano.

Pedía perdón por el grano que le había salido en la barbilla. O en la espalda. O en el pecho.

Pedía perdón por tener pelos.

Pedía perdón por bailar.

Pedía perdón por emocionarse con una peli, un libro, una historia o porque sí, porque le apetecía emocionarse porque pelaba cebollas.

Pedía perdón por no sonreír.

Pedía perdón por llorar.

Pedía perdón por querer estar sola.

Pedía perdón por necesitar cariño.

Pedía perdón por abrazos ausentes.

Pedía perdón por besos que no quería devolver.

Pedía perdón por mantener su cuerpo en la oscuridad.

Pedía perdón por no acordarse de alguien.

Y no podía evitar disculparse cuando se acordaba demasiado de ciertas personas.

 

Se había pasado tres años de su vida o más sintiéndose mal porque, cuando se pide perdón, es porque crees que hay algo que no has hecho bien y cuya culpa recae toda en ti.

Cuando pudo hacer análisis de la situación se quedó paralizada, casi sin respiración. Me contó que sintió como su cerebro comenzó a vibrar, a quedarse sin energía poco a poco, a quebrarse hasta notar como su cráneo se rompía en mil pedazos. Por suerte, solo estaba reseteándose.

Se quedó pensativa un rato, masculló cuatro palabras por lo bajo y, tras unos minutos de silencio absoluto en su mente, bajó de nuevo la cabeza. Lentamente levantó la mirada hacia lo que tenía delante: un espejo. Y entonces dijo:

“Hey tú, sí, Aya, perdóname”

“¡Y que te jodan!”

 

Read More

雨のセレナーデ (Ame no Serenade)

“La serenata de la lluvia”

Como un kamikaze ella vagaba sin miedo por las cuerdas de un destino totalmente desconocido. Antes le cegaba el Sol, caminaba a paso lento para prevenir las caídas, para no hacerse daño, pero había aprendido que, a pesar de ser previsora, no podías evitar pisar un suelo lleno de espinas. Se encontraba cansada y apática persiguiendo sueños imposibles e ilusiones que nunca se manifestaría palpablemente.

Una noche escuché una triste serenata sin letra interpretada maravillosamente por una banda desconocida bajo un día de esos de lluvia tan espesa que no dejaban ver más allá de dos metros. Narraba la historia de la chica kamikaze, una chica a la que no le importaba sacrificar su cuerpo para poder liberar su mente. Luchaba para no caer rendida cada día por el peso de una vida que no le había sido agradecida.

No le importaba en absoluto ser golpeada una y otra vez mientras que su mente, su alma, permanecieran intactas. No fue fácil conseguir ser una kamikaze para poder proteger su propio espíritu. Pero ni los que luchan cuerpo a cuerpo son inmunes a las heridas del alma. Tras varios tropiezos que le llevaron varias veces al abismo, pudo recuperarse una vez más. Solo una vez más.

Podías rozar su fortaleza con solo echarle un vistazo, te cautivaba su sonrisa que parecía no tener fin, te inundaban sus preciosas palabras sobre positivismo y frases que no se cansaba de repetir: “Todo va a salir bien”. Pero, cuando la chica de la serenata de la lluvia se quedaba sola, su fortaleza se hacía añicos y caía al suelo desplomada, su sonrisa se convertía en un gesto de dolor constante porque, los cristales rotos de su propio caparazón le provocaban heridas irreversibles y, sus preciosas palabras se transformaban en horribles comentarios sobre ella misma. Y cuando se miraba al espejo no era capaz de formular su cántico de positivismo y de poder. Balbuceaba, tartamudeaba y se rendía.

Cada día volvía a colocar cada pieza de su fortaleza antes de enfrentarse al mundo. Sin embargo, la chica kamikaze había construido desde las cenizas tantas veces su propia coraza que su estado se convirtió en apatía total, dándole igual absolutamente todo.

La apatía comenzó a consumirle y esperaba con ansia los días de lluvia espesa para esconderse en su propia oscuridad y sentir algo en su piel.

Uno de esos días de lluvia se topó con una pequeña banda desconocida que tocaba en la calle. Le conquistó la pequeña guitarra eléctrica que denotaba tristeza en cada nota y un contrabajo que manifestaba soberanía junto a un ligero violín y una batería que querían conquistar el Universo. Tocaban para ella la frase “Todo va a ir bien”. Y, por primera vez en mucho tiempo, sonrió para ella misma. La música erizaba cada pelo de su piel y no pudo evitar arrancarse a cantar. Se sorprendió por tener escondida una voz cautivadora y preciosa que necesitaba salir y expresarse desde hacía mucho, pero que mucho tiempo.

Así es como comenzó la historia de esta serenata. Así es como comenzó a tener letra para darle forma a una canción triste pero cargada de sentimientos.

Sin embargo, nunca más volvió a ser interpretada por la chica kamikaze. Tras cantar la serenata de la lluvia ella se giró hacia la banda y les sonrió con dulzura, una sonrisa que era verdadera y desprovista de coraza.

Caminó con paso firme hacia el horizonte. Los chicos de la banda vieron cómo se alejaba y se difuminaba con la lluvia espesa hasta verla desaparecer.

Desde ese día, todas las noches de lluvia espesa, la banda desconocida tocan sin descanso esperando a que, la chica kamikaze, vuelva a aparecer.

Pero, hasta la fecha, no se ha sabido nada más de ella.

神風女の子はどこだの ?

 

Read More

El chico de los mapas

“¿Podrías poner tu dedo sobre un mapa y decirme dónde estás?”

Ella conoció a una persona que era capaz de saber todas las capitales del mundo y a cambio le pedía que le contara historias del universo.

Mostraba interés por mundos que aún quedan por explorar y que ella intentaba explicarle torpemente.

Los mundos inexplorados así como las incógnitas del vasto universo te permitían viajar sin descanso y poder imaginarlo todo, desataban la capacidad de inventártelo. Ella se sentía cómoda con este panorama. Sus ilusiones podían moverse libremente porque, apenas, había nada escrito. No obstante, el globo terráqueo se encontraba, casi en su 100%, investigado, descubierto, topografiado, pisado y, en muchas ocasiones, destruido…

Él se encontraba a gusto en ese mundo, en un mundo más seguro, donde poner los pies en la tierra, donde poder ubicar las capitales, donde residir sus conocimientos.

Sin embargo, a ella le era imposible poner los pies en tierra firme. Sin poder evitarlo elevaba sus pies en su mente y dejaba que volaran sin rumbo, perdiéndose en su mundo de fantasía donde no existe el dolor. Dispersa en sus pensamientos el chico de los mapas le acarició la cara con cariño y le susurró: – “¡Vuelve!”

En ese momento ella se esperanzó con el hecho de que, por fin, alguien la haya encontrado perdida en las fronteras de una Tierra inmensa que había generado en su propio cerebro, que le hubieran cogido de la mano con la esperanza de hacerle volver, de mantenerse a su lado sin miedo, sin condiciones, simplemente porque no quería soltarla. Porque ella era el punto en el mapa donde quería quedarse, al menos por ahora…

Pero su mundo no se encontraba en ningún mapa conocido, en ninguna Tierra, en ningún mundo descubierto y que ya se ha topografiado. Su mundo estaba totalmente inexplorado aún y nadie sabía qué podía hallarse en su superficie.

Ella solía decir siempre que hay que decir las cosas bonitas cuando las sientes, que no hay que esconderlas porque nunca sabes lo feliz que puedes hacer a alguien en ese preciso momento. Le mostró al chico de los mapas a no tener miedo a expresar lo que sentía, pues era lo poco que nos quedaba bonito de lo que nosotros llamamos humanidad, de los habitantes que habitan el planeta. Ella le enseñó que todavía existía el cosquilleo en el estómago, esas famosas mariposas que revolotean traviesas y tímidas, que todavía se podía tener 14 años y experimentarlo todo como si fuera la primera vez.

Otra vez más la estrella de cinco puntas volvió a quedarse incompleta. Otra vez sería la persona que se convertiría en una transición más, en una especie de lección que aprender para aplicar todo lo adquirido a otra persona. Ella ha sido el parche que ha aliviado el dolor mientras enseñaba a cómo sentirse mejor, a cómo hacer sentir a otros a gusto, en consonancia entre cuerpo y alma. Una enfermera, una tirita a la que utilizar para paliar el dolor cuando se está herido y de la que olvidarse cuando ya se está curado.

Ella había sido Venus durante una temporada y ahora solo quedaba como una estatua maltrecha y podrida en la que las aves depositaban sus heces. Quizá hasta que alguien se digne a limpiarla, si alguien se da cuenta de que está ahí.

Ella fue un lugar desconocido en el que topografiar un mapa y, una vez sabida sus ciudades, mares, bosques y entresijos, perdía todo el interés.

Total… era una isla escondida y perdida…

Read More

¿Sigues amando?

“Lanzo un grito mudo al cielo

que lo escuche el mundo entero, menos tú

Lanzo un grito mudo al cielo

que me sirva de consuelo”

 

“Lanzo un grito mudo al cielo

que lo ignore el mundo entero, menos tú

Lanzo un grito mudo al cielo

que te sirva de consuelo”

Read More

El baile de las máscaras venecianas

Hace unos meses me invitaron a una fiesta del todo singular. Podías ir como quisieras con la única condición de que te pusieras una máscara veneciana y no te la quitaras en el trascurso del evento.

Acepté ya que me habían hablado muy bien de él.

Opté por mis mejores galas y, aunque sé que nadie podría ver mi verdadero rostro, me maquillé como nunca antes. Incluso fui a la peluquería y al salón de belleza. Nunca sabes cuándo va a surgir la oportunidad de encontrar a ese “alguien” que cuentan que es para toda la eternidad.

Estaba tan segura de mí misma que me autoconvencí de que, durante la noche, alguien se quitaría la máscara para mí y yo lo haría para esa persona mostrándole mi verdadero rostro, mi verdadero ser.

Los nervios corrían por mis venas erizando mi piel a medida que se acercaba la hora del evento. Tenía la extraña sensación de que algo iba a cambiar, de que algo emocionante iba a acontecer en apenas unas horas.

La fiesta de las máscaras venecianas tenía lugar en una vieja mansión del siglo XIX. Podía percibirse que existía por las luces que emanaban del interior, así es como pude localizarla tras un pequeño recorrido de tierra que construía un camino alrededor de un denso bosque. Me sentía como si formara parte de un poema de Edgar Allan Poe. Sin embargo, estaba situada en el año 2018, aunque mi corazón iba notando como el tiempo se paraba, que no existía el pasado, el futuro y, mucho menos, el presente.

Cuando llegué a la puerta tenías que tocar un total de seis veces y decir la contraseña: “ilusión”.

El interior era mágico, era de otra época, de otro planeta, de otro universo… Me adentré en una enorme sala decorada al estilo barroco donde cientos de personas bailaban con música actual. La ropa de cada uno de ellos era totalmente diferente. Algunos prefirieron elegir trajes relacionados con la edad dorada italiana, otros vestían simplemente con unos vaqueros y una camiseta y, allí estaba yo, vestida con un precioso vestido de color violeta que llegaba hasta mis pies con pequeñas perlas que brillaban hasta en la más profunda oscuridad junto con un pelo rojo como la sangre. Mi máscara simbolizaba un felino con retazos dorados y plateados que esbozaban una pequeña sonrisa dulce e inocente.

Me colé entre la gente buscando algo para beber, pero no existía comida ni bebida. Era curioso porque, a medida que pasaba el tiempo, no sentía sed y, mucho menos, hambre. Notaba como la máscara se adhería a mi rostro. Cuando intenté tocarla para levantarla por esta extraña sensación alguien me cogió por el brazo y me llevo a un rincón más vacío y empezó a bailar conmigo.

Yo escuchaba una dulce voz tras una máscara ennegrecida por el uso pero que, extrañamente, me atraía sin más. Me olvidé de las máscaras, me olvidé de comer o de beber, me olvidé del tiempo y del mundo. Sentía jolgorio y emoción de un rostro que se abría ante mí y que me transmitía la suficiente confianza para comernos el universo, si me lo pidiera.

Tras horas bailando y riendo decidimos salir al balcón para tomar algo de aire y permitir que el sudor se disipara. Notaba cómo, mientras me explicaba su vida, sus ideas del pasado y sus ideas de futuro, mi corazón latía más fuerte. Ensimismada toqué su máscara y me sentí confiada para poder quitarme la mía, dándome igual hasta si el maquillaje se había corrido y si ya no estaba tan perfecta como cuando entré.

Pude desprenderme de ella lentamente olvidando ese miedo a que se hubiera quedado pegada a mi rostro como cuando entré, desconfiada, con miedo, con hambre, sed e, incluso, desesperación. Él todavía poseía su máscara vieja pegada a su rostro.

Por fin pude quitármela y, mirándole a sus supuestos ojos, le sonreí.

De repente… ¡un grito de horror! El chico de la máscara ennegrecida salió corriendo. No entendía nada pero mi alma me pedía seguirle. Entré de nuevo a la gran sala llena de personas. Giraban sus caras a mi rostro desnudo de cualquier máscara veneciana y comenzaron a escucharse gritos de desesperación y me di cuenta de que, yo misma, provoqué una gran estampida.

Me quedé totalmente sola en una gigantesca sala con una música animada que sonaba en bucle.

Tras varias horas postrada en el suelo lo entendí absolutamente todo.

El mundo no está preparado para las personas que van sin máscaras. El mundo tiene miedo a la realidad. El mundo tiene pánico a la auténtica verdad del alma.

Postrada de rodillas y con lágrimas derramándose por mis ojos, cogí mi preciosa máscara veneciana que aún continuaba en mi poder y la coloqué suavemente sobre mi cara.

Se adhería, se pegaba, se fusionaba conmigo… comenzaba a formar parte de mí. Intenté desprenderme de ella pero, esta vez, era un caso imposible. Sin embargo, me daba igual. Si quería sobrevivir debía llevarla toda mi vida.

Antes de salir de la mansión me miré en el espejo de la entrada y noté como la máscara sonreía con ligera tristeza.

Cerré la puerta de un portazo.

 

Read More

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies