Crecer contigo

– ¡Hey, pequeña! ¿Y tú qué quieres ser de mayor? -le acarició la cara a la joven de rasgos orientales que tenía a su lado, acostada en su lecho.
– Tú.
El hombre la miró extrañado, giró la cabeza en gesto de duda, miró hacia un lado, luego al techo, se frotó el mentón con sus dedos fuertes y estilizados y volvió a mirar a la joven:
– ¿Yo? ¿Por qué?
La joven entornó sus ojos verdes al agudizar una sonrisa pícara, a los pocos segundos respondió:
– Porque así sería capaz de reconocer cada rincón de tu piel, encontrar cada pieza rota de tu alma y reconstruirla en poco tiempo, adivinaría cada pensamiento y cada caricia sin tener que preguntarte cada mañana al despertar si me quieres.
Quiero formar parte de ti, transformarme poco a poco en tu alma. Crecer contigo.

Él busco su mano y la agarró con fuerza. En silencio volvieron a caer en un profundo sueño hasta convertir las palabras en ilusiones.

En sus sueños seguían agarrados de la mano construyendo el sendero que les dirigía hacia la incertidumbre.

2 Comments

  1. Me encanta!!!

  2. Anonymous |

    Un relato precioso que nos hace soñar con eso tan escurridizo a lo que llamamos amor. Una bonita forma de decir te quiero.

    Gamboa.

Leave a Reply

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.