Escribí esto el otro día, entre las 14:00 y las 15:00 de la tarde un día de trabajo cualquiera

La vida no podría existir sin espías a su alrededor. Es como una fuerza abrasadora, como corruptos políticos que luchan para que no sepas la verdad. Ahora entiendes por qué hay días en los que no tienes fuerzas ni para sonreír. Ahora comprendes que el aire que respiras no es real. Ahora sientes que no es la realidad que buscabas. Pero antes de que abras la boca para decir una sola palabra, para abrazar a la persona de tu lado y comunicárselo al oído, estos espías se echan sobre ti y te ahogan, te arañan, te muerden… hasta dejarte inconsciente. – Buenos días, te pongo un café solo con leche con media tostada de atún, ¿no? – Claro, Rosa. Como todos los días. … Escuchaba Spies de Coldplay.

2 Comments

  1. Me gusta que tenguas un rato en el curro para escribir estas cosas. Bonito.
    Y con tu permiso voy a dedicarme a leerte durante los proximos dias.

    Un saludo

  2. ¡Muchas gracias! Uff, hace mucho que no actualizo ni coloco nada loable aquí. Espero que, ahora que voy a trasladar el blog a un dominio propio me sigas leyendo 🙂
    Últimamente andaba desanimada para escribir y comentarios como el tuyo me ayudan a no rendirme tan pronto 🙂

Leave a Reply

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.