Posts Tagged "escritura"

A mi pequeña

¡Hola pequeña!

¡Hacía tiempo que no hablábamos! No te voy a engañar que me había olvidado por completo de ti. He dedicado demasiado tiempo a los demás que no recordaba que seguías existiendo. Gracias por no haber desaparecido, por haber tenido paciencia hasta recibir estas letras.

Seguro que te preguntarás qué ha pasado, por qué no he vuelto a escribirte. Ya estoy imaginándome cómo lloras de felicidad al poder leer estas palabras tras tanto tiempo. Pero créeme que crecer no es fácil.

Quiero ser lo más clara y sincera contigo, aunque quizá estas palabras duelan. Sé que desearás no estar sola nunca más. ¿Te acuerdas aquella vez que te perdiste en un centro comercial? Recuerdo como si pasara ahora mismo que te sentiste la persona más sola y abandonada a pesar de estar rodeada de tantísima gente. Déjame decirte que te seguirá pasando, pero ésta vez tu madre no vendrá a buscarte. De hecho, nadie sabrá que te has perdido.

Mi pequeña. Nunca tendrás suficiente dinero para cumplir tus sueños más ambiciosos, pero no te rindas, ¿vale? Siempre acabarás saliendo airosa. La suerte te sonreirá y tú deberás devolverle esa sonrisa. Recuerda que tus sueños serán los que te mantengan cuerda en este loco mundo cargado de superficialidad y personas planas, que pasan por la vida sin despeinarse. No te preocupes, no todas las personas son iguales y conocerás a seres maravillosos. Y nunca imaginarías que dos seres de orejitas puntiagudas te harían la persona más feliz del mundo, que se convertirían en tu familia cuando flaquees, cuando necesites encerrarte, cuando no quieras contacto con la realidad. Estés como estés ellas siempre estarán ahí. Sin condiciones. Sin dilación.

Conocerás a muchísima gente de la que te enamorarás, pero cometerás el error de colocarlas delante de ti, muy por delante de ti. Y te dedicarás a ellos para hacerlos felices. ¡No pequeña! ¡No lo hagas! Quizá sea ésto lo que te duela más, pero tú no serás la prioridad de ninguna de esas personas, aunque lo desees con toda tu alma no todo el mundo se entregará como tú lo harás. Y no es que sea algo malo, ellos lo hacen bien, tú quizá deseas algo que ya no existe y pensarás que, en realidad, no lo mereces. Así que comprenderás con lágrimas en los ojos cómo, tras tanto esfuerzo, ellos siguen siendo ellos y tú has perdido el rumbo. Y te culparán por ser así, mientras tú no entenderás qué has hecho mal. Porque siempre pensaste que el amor hay que entregarlo, pero no comprendes porque nadie te lo entregará nunca a ti.

Estarás muchos años perdida esperando un milagro que quizá nunca pase. Que quizá tengas que quedarte sola. Que no exista un final feliz para ti. Que tu destino no sea compartir la vida con alguien. Pero con los años irás comprendiendo que la única persona en el mundo que va a priorizarte, la única persona en el mundo que va a comprenderte, la única persona que puede darte un brazo para volver a levantarte serás tú misma.

Un día cualquiera lo entenderás y te enfadarás por haber perdido tiempo por haberte olvidado de ti misma, por haberme olvidado de ti, mi pequeña. Quizá nunca encuentres a nadie que te haga feliz, quizá tus cuentos de hadas nunca se cumplan, quizá tendrás que sobrevivir con lo que encuentres por el camino. Y a tu alrededor encontrarás la felicidad de tus allegados, amigos y seres queridos y te sentirás plena por verles crecer. Sentirás, de vez en cuando, punzadas de desesperación y tristeza. Es normal. Así es la vida, pero ya sabes que eres fuerte.

Pero te prometo que no te dejaré de escribir esta vez, que nunca más me olvidaré de ti.

Y es que eres la única que no me ha fallado jamás. La única que puede ayudarme. La única que puede calmar mis ganas de explotar, de huir, de desaparecer.

No esperes nunca un milagro, no dejes la vida pasar.

Y, por favor, no me olvides pues yo no pienso olvidarme de ti.

Read More

La mujer sin canción

Miraba a su alrededor intentando entender por qué, por qué ella no tenía una canción.

Se había descubierto el remedio para paliar todos los males del alma que ya empezaban a hacer estragos en este mundo. Había llegado un punto en el que los crímenes eran tan continuos como la lluvia en Londres. Sin lugar a dudas, la música amansaba a las fieras, pero también la violencia humana. Todos tenían a alguien importante, a alguien a quien hacer referencia, alguien del que nunca se olvidaban. Los principales gobiernos y la Organización Mundial de la Salud ordenaron por ley que eligieran a una persona querida y le escribieran una canción, fuera con letra o no y, cuando su alma comenzara a tornarse en odio y desesperación, cantársela, aunque fuera tarareándola si, en ese momento, no recordaban algo de su letra.

Y funcionaba. Se calmaban. Se apaciguaban. Y el mundo comenzó a ser un lugar mejor.

Pero no todos poseían la misma fortuna. Los que no obtuvieron una canción fueron llevados a una eutanasia común porque se consideraba que eran desechos humanos. Si nadie los quería o nadie pensaba en ellos se volverían, tarde o temprano, en ladrones, violadores o asesinos. Cierto es que, con este sistema, se consiguió apenas un 2% de criminalidad en todo el mundo.

Hubo gente que sintió compasión o pena por las personas sin canción y crearon campañas de ayuda y hasta refugios clandestinos para que el gobierno no les encontraran con la intención de que, por fin, hallaran a alguien que pensara en ellos, que resultaran ser la persona más importante para alguien. En fallidos intentos los que lideraban estos refugios componían canciones para estas personas sin canción. No hubo éxito, pues ya tenían a ese ser importante que les ocupaba el lugar. Y por mucho que lo intentaran, si no pones todo tu amor en lo que componían, el alma no se alineaba y no servía de nada.

Al final acababan mucho más tristes, más desesperados y angustiados porque estaban presionados a encontrar lo más pronto posible a alguien que les quisiera lo suficiente para convertirse en su prioridad. Algunos escapaban, otros se suicidaban, otros eran encontrados por el gobierno, llevados a la eutanasia común clausurando los refugios hasta que no quedó ninguno.

Pero ella, ella no perdía la esperanza. Fue de los pocos que pudo huir. Tenía la extraña manía de esconderse y pararse a escuchar las canciones que los demás componían para sus personas especiales. Algunas le hacía reír porque desafinaban y las letras eran de los más estúpidas, otras le hacía palpitar tan fuerte el corazón que temía que la descubrieran y, otras, le hacían temblar de emoción y llorar desconsolada hasta rozar la desesperanza.

Era consciente de que, de un momento a otro, su soledad crearía una persona con la que no se sentiría orgullosa, empezaría a odiar a las personas que estaban sanas y salvas porque tenían una canción y sería capaz de cometer un acto atroz. Así que empezó a recordar algunas de esas melodías que tanto le habían gustado y compuso su propia canción. Se convirtió en la canción más bonita que jamás se había escuchado.

Cuando se sentía desesperada empezaba a tararearla entre lágrimas hasta apaciguar su propia alma. Había compuesto una canción para sí misma. Y, cuando cantaba, lo hacía tan alto como podía para que todos la escucharan. Al principio ella creía que conseguía calmar su alma, pero pasaba el tiempo y seguía siendo la única que se cantaba sus propias canciones y la gente empezó a aburrirse de la mujer sin canción.

Su última canción no tenía letra, solo una preciosa melodía que cantaba sin abrir los labios. Esa melodía era capaz de romper almas. La única y última vez que la cantó lo hizo tan fuerte que provocó que sus cuerdas vocales se rompieran y se quedara totalmente muda.

Tuve ocasión de conocerla una vez, pues me tocó entrevistar a la mujer sin canción para la televisión nacional. Hablaba con gestos y letra escrita. Le pregunté por qué forzó tanto su voz hasta quedarse muda. Ella agachó un momento la cabeza vacilando si responder o no a la pregunta, ya que era la única vez que accedió a hacer una entrevista porque no quería que su imagen se convirtiera en pública, pero supongo que sabía que, si no era así, si no era una persona famosa, acabarían matándola como a un ser humano cualquiera.

Al final se decidió a coger el bolígrafo y escribir en las cartulinas que compartíamos para comunicarnos.

Y ésto fue lo que escribió:

“Supongo que nunca perdí la esperanza. Pensé que cantando mi canción lo más alto posible alguien me escucharía y, por fin, me convertiría en su persona”

Antes de mostrar la cartulina a las cámaras lo leí para mí. No sé si fueron varios segundos o toda la eternidad que leía y releía lo que ella me había escrito. Yo tenía a una persona especial que tenía una canción para mí y yo para ella, pero leyendo la cartulina surgió en mí algo que hacía mucho tiempo que no sentía: tristeza.

Vacilé si mostrar a todo el mundo lo que escribió, no sabía si compartir la tristeza de esas palabras con el resto de los humanos que nos veían. Pero, al final, lo mostré a cámara. Ella me miraba sin pestañear.

Días después de la entrevista me acerqué a su domicilio. Abrió la puerta. Ella cada vez estaba más demacrada, apagada y vivía en una casa que le había proporcionado el gobierno, seguramente como gesto hasta que su fama se esfumara y la asesinaran.

No le dije nada. Solo le acerqué una bonita jaula con un mirlo. Empezó a piar y a entonar una canción. Y ella, como hacía tanto tiempo que no lo experimentaba, sus labios sonrieron. Me miró con lágrimas en los ojos y entendí que había conseguido apaciguar su alma, aunque solo fuera por ese momento. Le había salvado la vida.

Su nombre era Jenny Wren.

Read More

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies